Amparo directo o indirecto, ¿qué procede?

Por C.P.C. y Mtro. Roberto Colín.

El juicio de amparo es un medio que busca resolver controversias ante leyes o actos de autoridad que presuntamente violen las garantías individuales. Revisamos los dos tipos que señala la Ley de Amparo y cómo proceden.

La demanda para lograr el respeto de las garantías individuales está regulada por el juicio de amparo, cuyas características fundamentales son las siguientes:

a) Principio de interés jurídico o de parte agraviada.

b) Principio de relatividad.

c) Principio de definitividad.

d) Principio de estricto derecho.

El juicio de amparo tiene por objeto resolver toda controversia que se suscite por leyes o actos de la autoridad que violen las garantías individualespor leyes o actos de la autoridad federal que vulneren o restrinjan la soberanía de los estados, o por leyes o actos de las autoridades que invadan la esfera de la autoridad federal.

Del contenido del artículo 107 constitucional y de la Ley de Amparo se desprende que hay dos tipos de juicio de amparo: el directo y el indirecto.

Amparo directo

De conformidad con los artículos 34 y 170 de la Ley de Amparo, señalan que el juicio de amparo directo es competencia de un tribunal colegiado de circuito y procede de las siguientes maneras:

I. Contra sentencias definitivas, laudos y resoluciones que pongan fin al juicio, dictadas por tribunales judiciales, administrativos agrarios o del trabajo, ya sea que la violación se cometa en ellos o que, cometida durante el procedimiento, afecte las defensas del quejoso trascendiendo al resultado del fallo.

Se entiende por sentencia definitiva o laudos la que decida el juicio en lo principal, por resoluciones que pongan fin al juicio, la que sin decirlo en lo principal den el juicio por concluido.

Para la procedencia del juicio deberán agotarse previamente los recursos ordinariosque se establezcan en la ley de la materia, por virtud de los cuales aquellas sentencias definitivas o laudos y resoluciones puedan ser modificadas o revocadas, salvo el caso en que la ley permita la renuncia de los recursos, por lo que el amparo procede cuando ya nada hay que resolver en los juicios ordinarios.

Asimismo, cuando dentro del juicio surjan cuestiones sobre constitucionalidad de normas generales que sean de reparación posible por no afectar derechos sustantivos ni constituir violaciones procesales relevantes, solo podrán hacerse valer en el amparo directo que proceda contra la resolución definitiva.

El juicio se inicia con la presentación de la demanda y en materia penal con el auto de vinculación al proceso ante el órgano jurisdiccional

 

II. Contra sentencias definitivas y resoluciones que pongan fin al juicio, dictadas por tribunales de lo contencioso administrativo, cuando estas sean favorables al quejoso, para el único efecto de hacer valer conceptos de violación en contra de las normas generales aplicadas.

De tal manera que un acto o resolución de autoridad administrativa se puede impugnar por medio del recurso administrativo de revocación, y contra la resolución que en este procedimiento se dicte cabe hacer valer el juicio contencioso administrativo, y contra la sentencia o resolución definitiva que dicte el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, como ya no existe recurso ordinario para impugnarla, entonces se puede interponer el juicio de amparo directo ante el Tribunal Colegiado de Circuito que corresponda.

Amparo indirecto

Es aquel que es competencia de los jueces de Distrito y en materia administrativa procede contra actos de ejecución que sean de imposible reparación, contra actos fuera de juicio o concluido este, o que afecten a personas extrañas al juicio, o contra leyes.

Es indirecto porque contra la resolución que en el juicio de amparo dicte el Juez de Distrito se puede hacer valer el recurso de revisión ante el Tribunal Colegiado de Distrito o ante la Suprema Corte de Justicia, según corresponda.

De acuerdo con la fracción III del artículo 107 de la Ley de Amparo, el amparo indirecto procede contra actos u omisiones que provengan de autoridades distintas de los tribunales judiciales, administrativos o del trabajo.

Substanciación del amparo indirecto

El amparo indirecto se inicia con la presentación de la demanda que haga el quejoso ante el Juez de Distrito o, según sea el caso, ante el Tribunal Unitario de Circuito. El órgano de amparo que conozca del asunto tendrá a bien examinar el escrito de demanda, por lo que deberá dictar un auto inicial en el que puede admitir o desechar la demanda, o bien, requerir al promovente para que aclare su escrito, en el plazo de cinco días, las deficiencias, irregularidades u omisiones que deban corregirse. Atendiendo al último supuesto y de acuerdo con lo que establece el artículo 114 de la ley en la materia, es aplicable requerir al promovente cuando:

I. Hubiere alguna irregularidad en el escrito de demanda.

II. Se hubiere omitido alguno de los requisitos que establece el artículo 108 de esta ley.

III. No se hubiere acompañado, en su caso, el documento que acredite la personalidad o este resulte insuficiente.

IV. No se hubiere expresado con precisión el acto reclamado.

V. No se hubieren exhibido las copias necesarias de la demanda.

Admitida la demanda de amparo, en el propio auto admisorio se señalará día y hora para la celebración de la audiencia constitucional, la cual deberá tener verificativo dentro de los treinta días siguientes en que se dicte el auto. Además, se pedirá a las autoridades responsables que emitan su informe justificado y se ordenará notificar la demanda al tercero interesado.

Cabe mencionar al tercero perjudicado (tercero interesado) y al ministerio público, quienes, en su carácter de partes, pueden hacer manifestaciones contrarias a la demanda de amparo instaurada, invocar causales de improcedencia, aportar pruebas tanto respecto del desahogo de pruebas ofrecidas por el quejoso como de pruebas ofrecidas por ellos mismos.

Entonces, la autoridad responsable debe rendir su informe justificado, en el cual deberá señalar si reconoce o no el acto reclamado y, en su caso, las razones y los fundamentos que estime pertinentes para sostener la improcedencia del juicio o la constitucionalidad del acto reclamado.

Substanciación del amparo directo

La tramitación de este juicio de amparo directo se inicia con la interposición de la demanda a través de la autoridad responsable, es decir, a través del órgano de amparo que dictó la sentencia, el laudo o la resolución que se combate. Por lo que, en el plazo de cinco días hábiles posteriores a la fecha de la presentación de la demanda, la autoridad responsable que emitió el acto reclamado está obligada a lo siguiente:

a) Certificar al pie de la demanda la fecha de notificación al quejoso de la resolución reclamada, la de su presentación y los días inhábiles que mediaron entre ambas fechas. Si no consta en autos la fecha de notificación, la autoridad responsable dará cumplimiento a lo dispuesto en este artículo, sin perjuicio de que dentro de las veinticuatro horas siguientes en que obre en su poder la constancia de notificación respectiva proporcione la información correspondiente al órgano jurisdiccional competente.

b) Correr traslado al tercero interesado en el último domicilio que haya designado para oír notificaciones en los autos del juicio de origen o en el que señale el quejoso.

c) Rendir el informe con justificación acompañando la demanda de amparo, los autos del juicio de origen con sus anexos y la constancia de traslado a las partes. Deberá dejar copia certificada de las actuaciones que estime necesarias para la ejecución de la resolución reclamada o para proveer respecto de la suspensión.

Hecho lo anterior y una vez que el Tribunal Colegiado de Circuito ya ha recibido demanda con todos los anexos a que se refiere el artículo anteriormente citado, el órgano de amparo tendrá el plazo de tres días para acordar la demanda, la cual tendrá a bien:

a) Desechar, si es que encuentra alguna causa evidente de improcedencia.

b) Prevenir, si es que la demanda contiene irregularidades o no haya cumplido con los requisitos formales.

c) Admitir, si es que no encuentra motivo de improcedencia, defectos en el escrito de demanda o que una vez hecha la prevención se haya desahogado en tiempo y forma, y si el requerimiento fuera corregido.

Por lo que el Tribunal, una vez admitida a trámite la demanda, así como notificado el acuerdo admisorio a las partes, señalará el plazo de quince días para que las partes presenten por escrito sus alegaciones.

Posteriormente y cumplido el plazo, el Tribunal Colegiado debe resolver el asunto sometido a su conocimiento, y el presidente del Tribunal dentro de los tres días siguientes deberá turnar el expediente al Magistrado ponente que corresponda, a efecto de que este formule por escrito el proyecto de resolución.

Finalmente, la sentencia deberá ser pronunciada, ya sea por unanimidad o mayoría de votos, dentro del plazo de noventa días posteriores a la fecha del auto por el cual se remitió el expediente al Magistrado para su resolución.

Fuente SoConta.mx: http://www.soyconta.mx/amparo-directo-indirecto-procede/

Somos una empresa que ofrece servicios profesionales de facturación electrónica, timbrado, contabilidad electrónica y muchos más.

Contáctanos tenemos la solución perfecta para tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *